• info@nataliarubio.es

¿Cómo dar cobertura a los suicidios?

¿Cómo dar cobertura a los suicidios?

“La idea del suicidio ha ayudado a los hombres a pasar más de una mala noche”

Friedrich Nietzsche 

En las facultades de periodismo nos enseñan que los suicidios no se suelen cubrir para evitar el efecto imitación de personas que se encuentran en la misma situación. Algo similar dice el Libro de estilo de El País que dice que “el periodista deberá ser especialmente prudente con las informaciones relativas a suicidios. En primer lugar porque no siempre la apariencia coincide con la realidad, y también porque la psicología ha comprobado que estas noticias incitan a quitarse la vida a personas que ya eran propensas al suicidio y que sienten en ese momento un estímulo de imitación. Los suicidios deberán publicarse sólo cuando se trate de personas de relevancia o supongan un hecho de interés general”. 

Por este motivo es difícil encontrar noticias tanto en periódicos de gran tirada como locales que informen de estos hechos. Este año, 2014, el INE hizo públicas las estadísticas por suicidio en España relativas al año 2012. En 2012 se produjeron en España 3.539 suicidios el mayor número desde que se tiene constancia, de esos 2.724 fueron de hombres y 815 de mujeres. Un total de casi 10 muertes por suicidio al día. De hecho el suicidio es la primera causa de muerte externa en España casi duplicando las producidas por accidentes de tráfico (1.915). Aquí hay que apuntar que esto se debe a la reducción en 2012 de los accidentes de tráfico que cuentan con políticas de prevención cosa de la que carecen los suicidios. En cuanto a las edades el pico más alto se encuentra entre los 40 y 49 años, volviendo a ser mucho mayor en hombres que en mujeres. En cuanto a los métodos utilizados el INE señala que el ahorcamiento es el medio más utilizado, en 1 de cada 2 suicidios, elegido por los hombres en el 55,3% de los casos frente al 32% en el caso de las mujeres. El medio elegido por el 33,4% de las mujeres es saltar al vacío desde un lugar elevado. Las mayores diferencias en cuanto a sexos se encuentra en la ingesta de fármacos mucho más usado por las mujeres y las armas de fuego más usadas por los hombres. Si comparamos la tasa de suicidios con las de otros países España tiene una de las tasas más baja de los países de la ODCE, con una tasa del 6,9 por 100.000 habitantes en 2009 (último año del que se tienen datos) frente a un 33,8 de Corea, un 22,2 de Japón, un 16,2 de Francia, un 12,1 de EEUU, o un 10,3 de Alemania. (Si alguien está interesado en ver estos datos y otros con más detalle desde aquí puede descargar el informe del INE).

El INE también da 4 recomendaciones para la prevención de las muertes por suicidio:

  • 1. El suicidio se puede prevenir igual que los accidentes de tráfico. Por ello hacen falta políticas y programas de prevención, actualmente inexistentes en España.
  • 2. Incidir especialmente en la población anciana y adolescente.
  • 3. Proporcionar pautas prácticas de actuación a educadores, familiares, cuidadores y profesionales sanitarios.
  • 4. Hay que difundir información veraz y científica, eliminando el oscurantismo y es estigma que se ha asociado históricamente al suicidio.

Quiero incidir en la cuarta recomendación, el oscurantismo con el que se tratan los datos y las noticias sobre muertes por suicidio hace que esos datos queden a merced de malinterpretaciones e incluso utilizaciones interesadas. Así como incluso llegar a dar tintes de acto heroico. Y es que cuando no hay unas pautas regladas y medianamente consensuadas para actuar en tales casos cualquier interpretación o utilización tendrá cabida. Evitaré poner ejemplos de malas utilizaciones para no darles publicidad precisamente, pero cualquiera puede verlos actualmente. También se hace una pala praxis del periodismo cuando es un famoso el que se suicida, en estos casos toda la contención que se tiene y de la que hablan los libros de estilo queda aparcada, y cualquier detalle es bueno para publicarlo, sin valorar el efecto negativo que pueda producir.

Existe otra corriente que aboga por que los medios de comunicación sí jueguen un rol activo en la prevención de los suicidios, ya que ejercen una fuerte influencia en los comportamientos y actitudes de la sociedad. Uno de las primeras constataciones de la influencia de los medios de comunicación en estos casos lo tenemos con la publicación de la novela de Goethe:  “Las penas del joven Werther”, en 1774, la novela relata los desamores de Werther que finalmente acaba suicidándose por amor. Esto disparó las muertes por suicidio entre los hombres jóvenes, lo que en psicología se llamó el “efecto Werther”. En este caso hablamos de suicidios por imitación que es el proceso por el que otros suicidios posteriores se cometen imitando el primero. Esto puede dar lugar a enjambres, que son un número de suicidios que se producen con estrecha relación temporal y/o geográfica. Y un contagio sería cuando un suicidio dado facilita que se cometa otro estando o no cerca o teniendo o no relación estrecha.

En esta línea el informe elaborado por el Departamento de Salud Mental,  Trastornos Mentales y Cerebrales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el 2000, habla de cobertura sí, pero con el debido respeto. En el informe asegura que “la mayoría de las personas que se plantean la idea del suicidio son ambivalentes. No están seguras de querer morir. Uno de los muchos factores que pueden llevar a una persona vulnerable al suicidio es la publicidad sobre este tema en los medios de comunicación. La forma como estos medios informan acerca de casos de suicidio puede influir en otros suicidios”.  Por eso sugieren cómo informar del suicidio y qué riesgos evitar para no influir en otros suicidios. Existen evidencias que señalan que ciertas formas periodísticas y televisivas de cubrirlo están asociadas a un exceso de suicidios significativo estadísticamente, y este impacto puede ser mayor entre la gente joven. Como decía al comienzo del post los medios de comunicación no suelen informar de la mayoría de suicidios, cuando deciden hacerlo es porque hay algo de interés general, ya sea el método que salga de los patrones habituales, personas relevantes… en estos casos tienen interés periodístico y por lo tanto los medios tienen derecho a informar sobre ello. Es la mala praxis a la hora de hacerlo lo que puede llevar al efecto imitación en personas vulnerables. Pero existen formas de hacerlo que consigan precisamente lo contrario, prevenir la imitación del comportamiento suicida. Otro riesgo cuando se deciden cubrir es transformarlo en un hecho normal, y no lo es. En resumen una cobertura repetitiva y que incida en detalles puede llevar a un aumento en la tasa de suicidios, mientras que “informar de manera apropiada, exacta y útil a través de medios progresistas e inteligentes puede prevenir una trágica pérdida de vidas”

La OMS indica una serie de pautas sobre cómo informar sobre el suicidio en general:

  • Las estadísticas deberán interpretarse cuidadosa y correctamente.
  • Deberán usarse fuentes auténticas y confiables.
  • Los comentarios espontáneos deberán manejarse con cuidado en vista de las presiones por tiempo.
  • Las generalizaciones basadas en cifras pequeñas requieren particular atención y las expresiones tales como “epidemia de suicidios” y “el lugar con mayor tasa de suicidios en el mundo” deberán evitarse.
  • Se debe oponer resistencia a informar el comportamiento suicida como una respuesta entendible a los cambios o la degradación social o cultural.
Y también sobre cómo informar de un suicidio específico: 
  •  El cubrimiento sensacionalista de suicidios deberá evitarse de manera diligente,particularmente cuando involucra a una celebridad. Este cubrimiento deberáminimizarse hasta donde sea posible. Cualquier problema mental que lacelebridad pueda haber tenido deberá reconocerse igualmente. Deberá hacerseel mayor esfuerzo por evitar exageraciones. Las fotografías de la víctima, delmétodo empleado y de la escena del suicidio deben evitarse. Los titulares en primera página nunca son la ubicación ideal para informar sobre un suicidio.
  • Deberán evitarse las descripciones detalladas del método usado y cómo lo obtuvo la víctima. Las investigaciones han demostrado que el cubrimiento por parte de los medios de comunicación tiene mayor impacto sobre el método de suicidio adoptado, que la misma frecuencia con que ocurren los suicidios.Ciertos escenarios – puentes, acantilados, edificios altos, vías férreas, etc. –están tradicionalmente asociados con el suicidio y la publicidad extra aumenta el riesgo que más personas los usen.
  • No deberá informarse acerca del suicidio como algo inexplicable o simplista. Elsuicidio nunca es el resultado de un solo factor o hecho. Usualmente lo causa una compleja interacción de muchos factores tales como enfermedad mental y física, abuso de sustancias, conflictos familiares e interpersonales y acontecimientos estresantes. Es útil reconocer que una variedad de factores contribuyen al suicidio.
  • El suicidio no deberá describirse como un método para enfrentar problemas personales tales como bancarrota, incapacidad de aprobar un examen, o abuso sexual.
  • Los informes deberán tener en cuenta el impacto sobre las familias y otros sobrevivientes en términos del estigma y el sufrimiento psicológico.
  • Glorificar a las víctimas de suicidio como mártires y objetos de adulación pública, puede sugerir a las personas vulnerables que la sociedad honra el comportamiento suicida. En vez de eso, deberá hacerse énfasis en lamentar la muerte de la persona.
  • Describir las consecuencias físicas de intentos de suicidio (daño cerebral,parálisis, etc.) puede actuar como elemento de disuasión.

Los medios de comunicación pueden jugar un papel proactivo a la hora de ayudar a prevenir el suicidio publicando la siguiente información junto con las noticias sobre el suicidio: 

  • Lista de servicios de salud mental y líneas telefónicas de ayuda disponibles con sus números telefónicos y direcciones actualizados
  • Publicitar las señales de advertencia del comportamiento suicida
  • Transmitir mensajes sobre la frecuente asociación entre la depresión y el comportamiento suicida, siendo la depresión una condición tratable
  • Ofrecer un mensaje de solidaridad a los sobrevivientes en momentos de profundo dolor, proporcionando números de teléfono de los grupos de apoyo para sobrevivientes, si los hay. Esto aumenta la probabilidad de queprofesionales en salud mental, amigos y familiares intervengan en las crisis suicidas.
Resumen sobre qué hacer y qué no hacer
Qué hacer
  • Trabajar estrechamente con autoridades de la salud en la presentación delos hechos.
  • Referirse al suicidio como un hecho logrado, no uno exitoso.
  • Presentar sólo datos relevantes en las páginas interiores.
  • Resaltar las alternativas al suicidio.
  • Proporcionar información sobre líneas de ayuda y recursos comunitarios.
  • Publicitar indicadores de riesgo y señales de advertencia
Qué no hacer
  • No publicar fotografías o notas suicidas.
  • No informar detalles específicos del método usado.
  • No dar razones simplistas.
  • No glorificar ni sensacionalizar el suicidio.
  • No usar estereotipos religiosos o culturales.
  • No aportar culpas.
 list_640px

Si estás en una situación de grave crisis personal en España puedes ponerte en contacto con el Teléfono de la Esperanza (900-500-002), una ONG dedicada a la atención promover la salud emocional de las personas.

Natalia Rubio

Periodista. Comunicación y Publicidad. Marketing Online. Community manager. Posicionamiento SEO. Asesora Social Media. Lic.Filosofía. Amo la libertad ,igualdad, justicia, honestidad y valentía.Odio la hipocresía y cobardía. @nataliarubio

Deja un comentario