• info@nataliarubio.es

En defensa de la igualdad, siempre contra el machismo

En defensa de la igualdad, siempre contra el machismo

La lucha por la igualdad no es algo solo de un día, la lucha contra el machismo instaurado en la sociedad no se puede vencer en un día. Hoy, Día Internacional de la Mujer, tiene un carácter reivindicativo y a la vez conmemorativo, pero esta batalla no se queda aquí, es un largo camino que se ha venido construyendo con el esfuerzo de mujeres y hombres que han luchado por la justicia y dignidad de nuestra sociedad.man-1131006_1920

Que la igualdad entre hombres y mujeres aún no es una realidad está patente en todas las esferas de nuestra vida cotidiana. Es la mujer la que carga, en la mayoría de los casos, con el cuidado de niños y ancianos; es la mujer la que tiene que trabajar más días al año para conseguir igualar el salario del un hombre, al ritmo actual la brecha salarial tardará décadas en desaparecer; es la mujer la que tiene que justificar sus decisiones sobre la maternidad; es la mujer la que sufre la explotación sexual; es la mujer la que tiene dificultades para acceder a la educación en países menos desarrollas; es la mujer la que sufre en un amplio porcentaje acoso en el trabajo; es la mujer la que sufre violencia de género, la que muere a manos de su pareja; es la mujer la que convive diariamente con el machismo y con los micromachismos.

Y precisamente sobre esto último es de lo que quería hablar, de los machismos y de los mal llamados micromachismos. En mi opinión los micromachismos no existen, solamente existe el machismo. Cuando se habla de micromachismo se le añade una connotación permisiva que es intolerable, y que  solo hace que se siga perpetuando en la sociedad. No es menos malo porque se considere de menor intensidad, no es menos dañino por ser “light”, cosas que también creo que no lo son, ni son de menos intensidad ni son light, simplemente es el machismo que subyace detrás de lo políticamente correcto. El pensamiento está detrás, las actitudes también. De igual manera la violencia de género psicológica no es menos mala que la física, es violencia de género igual, y de la misma forma los micromachismos son machismos.

El querer dominar a la mujer es lo que se encuentra detrás de todo el sistema patriarcal. A veces se tiende a pensar que esto es solamente algo propio de los maltratadores, pero si nos fijamos está detrás de todo, sin ánimo de ser fatalista, pero sí realista. En el año 2016 aún se cuestiona a la mujer en casos de acoso sexual, se cuestiona si no tuvo precaución al volver sola a casa, si no hizo lo suficiente por evitar una agresión sexual, se dan pautas para prevenirlas, y así un largo etcétera que solo te hace pensar que ¡en qué mundo vivimos!. En qué mundo vivimos cuando en lugar de poner el foco en la educación, se pone en cuestionar si la víctima “tuvo cuidado”. El problema no es de la mujer, el problema es de quien trata a la mujer como un objeto, como algo que dominar, que usar a su antojo. Y esto no se corrige de un día para otro, como decía, se necesita educar en valores, educar en igualdad.

El feminismo es más necesario hoy que nunca. Si bien es cierto que se ha avanzado mucho, muchísimo en igualdad, también parece que se ha relajado el avance. A veces, diría interesadamente, se olvida que feminismo no es más que defender la igualdad entre hombres y mujeres, algo que todos y todas debemos defender.

 

 

 

Natalia Rubio

Periodista. Comunicación y Publicidad. Marketing Online. Community manager. Posicionamiento SEO. Asesora Social Media. Lic.Filosofía. Amo la libertad ,igualdad, justicia, honestidad y valentía.Odio la hipocresía y cobardía. @nataliarubio

Deja un comentario