• info@nataliarubio.es

Archivo de la etiqueta: fotografía

Alessandra Sanguinetti: El sexto día

Alessandra Sanguinetti, fotógrafa de la Agencia Magnum, nace en Nueva York en 1968. Vivió en Argentina entre los anos 1970 y 2003. Actualmente vive en Nueva York. Ha fotográfiado para revistas como The New York Times Magazine, LIFE, Newsweek, y New York Magazine. En 2007, Sanguinetti entró en la agencia Magnum.

Las fotografías que expongo aquí pertenecen a la colección On the Sixth Day, para Magnum.
Alessandra Sanguinetti cuenta en una entrevista como surgió la idea de llevar a cabo este proyecto:

“Yo sabía que quería hacer algo sobre animales, porque la relación que tenemos con ellos siempre me pareció muy interesante, por lo contradictoria que es esa mezcla de amor que se les tiene y la violencia con la que se los trata, algo que en muchos casos también se repite entre las personas. Y hay una negación constante de ese hecho. A los nenes, las primeras cosas que s
e les regala son animalitos de peluche, y se los utiliza como un símbolo de pureza, de inocencia. Se les cuenta cuentos cuyos protagonistas son animalitos, en los que se habla del amor, y de cuidar al prójimo; pero al mismo tiempo, a los animales de verdad se los trata con muchísima violencia”.


Pese a que le afectaban las imágenes de violencia, como matanza de animales, cuenta porque sigue con el proyecto, “En definitiva, lo que quería era, sacando la escena de contexto, mostrar que el

acto de quitarle la vida a otro ser, no es un hecho natural y cotidiano. Por otro lado, una de las cosas que a mí siempre me obsesionó del campo son los colores: todo azul, rojo, verde.

Suelen verse muchas imágenes monocromas del campo: tristes, con alambres de púa, árido, casi como muerto. Y yo siempre lo vi de manera contraria, lleno de vida – y de muerte, pero lleno! Abrís un pedacito de pasto y ya ves decenas de bichitos tratando de sobrevivir. Todos los días están presentes la vida y la muerte. Todos los animales que están allí tienen dos destinos posibles: o arriar a los que van a morir, o engordar hasta convertirse en alimento”.

Y en El Sexto Día muestra todo esto, la belleza de los campos, la vida animal, y la crueldad que no es algo natural, pero que también está presente.

El Miliciano Muerto: realidad o ficción


El Miliciano Muerto de Robert Capa es una de las fotografías más populares de la Guerra Civil española. Y Robert Capa es el primer fotoperiodista de guerra reconocido.

Esta foto ha sido objeto de estudio y debates. Se cuestiona si la autoría de la foto es Capa, o es su pareja Gerda Taro. Ya que los dos hacían fotos juntos, aunque todo se publicaba bajo la marca Capa (que tampoco es su nombre real).

El documental La sombra del Iceberg trata varias de estas cuestiones. La primera, la de la autoria, se revela que Gerda Taro estaba allí, aportan un documento periodistico de la época que certifica que Gerda Taro y Robert Capa se encontraban juntos en el Cerro Murciano. Ambos trabajaban con dos cámaras que se intercambiaban, y todo era enviado con la marca de “Photo Capa”. Por lo tanto, ¿por qué no pudo haberla tomado ella?

Otra cuestión es la de la identidad del miliciano, fue atribuida a Federico Borrell García, un anarquista de 24 años, del Batallón de Alcoy (Alicante). Pero este documental muestra que era errónea tal identificación. Al darle nombre al miliciano se esperaba que el debate sobre si la foto era un posado o era real se acabase. Pero de nuevo el miliciano vuelve a ser anónimo. El análisis se centra en varios aspectos, Federico tenía los incisivos separados, y pese a que el enfoque de esa parte no es total se debería verse; La comisura de los labios es distinta; La forma de la oreja del miliciano es puntiaguda y la de Federico es mas redondeada; Las manos tampoco coinciden, las del miliciano son mas robustas y fuertes; Por último la edad, comparando una foto de Federico de dos años antes de la foto se ve a un joven de 22-24 años, y el miliciano estará en torno a los 30, no es posible un envejecimiento tan rápido.

Y la cuestión más importante, si la foto es real o es un posado. Fue tan cuestionado este tema que se llevó a criminólogos y forenses. Éstos lograron hallar algunas claves que determinan que no es una foto posada. El dato más importante está en la mano izquierda del miliciano. Nadie conscientemente que esté cayendo hacia atrás tendrá la mano flexionada, ésta estará abierta en forma refleja para amortizar la caída.
En cambio otras interpretaciones hablan de que es un montaje de la izquierda, se muestra otra fotografía de un miliciano republicano abatido en el mismo lugar.